Christophe Ritzler es una de las piezas claves dentro del gran entramado de FOX Factory Inc. Durante muchos años fue el Director de FOX Europa, hasta que gracias a los grandes resultados conseguidos, fue nombrado Vicepresidente Internacional de Ventas, un cargo de enorme responsabilidad que le obliga a vivir permanentemente en un avión entre las oficinas de USA, Taiwán y Europa.

Christoph_Ritzler, FOX FACTORY, Bicimax
Tras recibir unas pequeñas instrucciones de Bruno Martins, el actual Campeón de Portugal de TT en la categoría SSV, Christoph Ritzler demostró tener una excelentes manos a los mandos del Can-An Maverick.

APASIONADO DEL MOTOR
Pero no, no te imagines un super directivo al uso con traje, corbata zapatos brillantes y un caro maletín cargado de informes financieros. Más bien es todo lo contrario. Su éxito está basado en su pasión por todo aquello que tenga dos o cuatro ruedas, en el profundo conocimiento del producto final a nivel tecnológico y de los comportamientos de los distintos mercados.
Dicen que en su garaje hay una buena cantidad de coches, motos y bicicletas históricas, incluida una Moto GP y que es un auténtico “manitas” al volante de un coche de carreras. Lo primero no lo sabemos a ciencia cierta, pero lo segundo te lo podemos confirmar cuando lo vimos a los mandos del Can-An Maverick de Bruno Martins, el actual Campeón de Portugal de TT SSV.

– ¿Qué grandes novedades podemos esperar de FOX en los próximos años?
– (Risas)… Eso todavía es un secreto, pero lo que si que te puedo asegurar es que estamos trabajando en dos caminos muy concretos: primero, en mejorar la calidad y funcionamiento de nuestros actuales productos, para lo cual estamos desarrollando nuevas tecnologías que ya estamos probando en competición.
Nuestra segunda vía es la tecnología Live Valve, un sistema electrónico que llegará pronto al mercado y que permite un funcionamiento totalmente automático de las suspensiones, ya que lee el terreno y gestiona la compresión tanto de la horquilla como del amortiguador, sin perjudicar la tracción o el funcionamiento.

Christoph_Ritzler, FOX FACTORY, Bicimax
Ritzler no es un ejecutivo al uso. Nada de corbatas y trajes caros, le encanta estar a pie de campo y comprobar de primera mano cómo funcionan todos los productos que representa.

La tecnología Live Valve llegará pronto al mercado y permite un funcionamiento totalmente automático de las suspensiones gracias a la electrónica

En FOX estamos preparando una electrónica simplificada. No queremos que el consumidor tenga una preocupación extra con la programación y los ajustes

– ¿No temes que tanta electrónica complique el uso de la bicicleta y aleje al consumidor?
– No. Este tipo de suspensiones va a traer una nueva experiencia de conducción en todas las bicicletas que hay en el mercado. En este campo, la electrónica traerá nuevos consumidores al mundo del MTB. En FOX estamos preparando una electrónica simplificada desde el punto de vista del consumidor, pues no queremos que tenga una preocupación extra con la programación y los ajustes, si no todo lo contrario.

– ¿Eso implicará también una utilización de la telemetría en las suspensiones a corto plazo?
– No lo llamaría telemetría, pero si una suspensión semi-activa que incluye algún tipo de electrónica. Veremos si es posible.
Estamos desarrollando esta tecnología, pero todavía faltan algunas fases por completar, ya que se trata de un gran desarrollo y desafío tecnológico. Sin duda, será un gran avance y un nuevo abordaje en el mundo de las suspensiones en general. Lo lanzaremos cuando este al 100% desarrollado, optimizado y testado en competición.

Christoph_Ritzler, FOX FACTORY, Bicimax
La tecnología Live Valve que se está desarrollando para el MTB no es un sueño lejano. En el mundo de los automóviles TT ya es una realidad.
Christoph_Ritzler, FOX FACTORY, Bicimax
La electrónica no pretende complicar la vida al usuario, si no todo lo contrario. Los sensores ajustarán en todo momento la precarga necesaria.

– Relativamente a las horquillas, en los últimos años FOX ha lanzado varios modelos nuevos como la 32 SC, la 36, la horquilla de Gravel… todos estos modelos son de alta gama y por consiguiente caros. ¿El consumidor puede soñar con unas suspensiones FOX más accesibles económicamente hablando y con tecnologías que deriven de los tope de gama?
– Si, definitivamente. Ya lo hicimos con la FOX 34 y lo estamos haciendo con la 32, donde en el fondo la tecnología, calidad de fabricación y comportamiento, es el mismo que en las versiones tope de gama, pero lógicamente fabricadas en material ligeramente menos “Premium”.
Naturalmente el peso no es el mismo que en las versiones tope de gama, pero si se puede decir que ofrecemos un producto con una muy buena relación precio/calidad.

Christoph_Ritzler, FOX FACTORY, Bicimax
Conversar con Christoph es todo un placer. Nadie como él conoce la actualidad y tendencias futuras del mercado general de la bicicleta.

Hace cuatro años decidimos invertir muchos más recursos en nuevos tipos de aceites y retenes y en el acabado general de las barras y botellas, para aumentar el intervalo de los mantenimientos

El problema del peso nunca está del todo resuelto, pero la verdad es que llegamos a un valor que pensamos que es verdaderamente excepcional, sobre todo en la modalidad de cross country de competición

– Hace unos años encontrábamos pocas suspensiones FOX montadas en bicicletas de serie. Hoy en día el escenario se ha invertido y ahora son pocas las marcas que no equipan suspensiones FOX. ¿Tenéis ahora un mayor poder de negociación o piensas que las marcas perciben que equipando FOX venderán más bicicletas?
– En general el consumidor espera un determinado nivel de satisfacción y calidad en aquello que compra y el mercado de las bicicletas no es una excepción. El gran desafío de la industria en los últimos años es muy visible. Cuando comparamos las bicicletas de hoy en día con las que podíamos comprar hace tres o cuatro años atrás, encontramos modelos mucho mejor equipados con los mismos precios.
Hace cuatro años discutimos mucho internamente nuestra posición y estrategia futura, y decidimos invertir muchos más recursos en nuevos tipos de aceites y retenes y en el acabado general de las barras y botellas, y como consecuencia aumentamos el intervalo de los mantenimientos y la durabilidad, lo que significó un gran salto en la industria en términos de posicionamiento. En el fondo, fue eso lo que el mercado pedía.

Christoph_Ritzler. FOX Factory, Bicimax
Bicis, motos, coches… sólo hay tres requisitos: ruedas, suspensiones y velocidad.

– Para terminar, a lo largo de los años hemos probados muchos modelos FOX y aunque el funcionamiento fue siempre de los mejores (comparativamente con la competencia) hasta hace muy poco tiempo el peso siempre fue el punto a mejorar. Ahora que ese problema parece resuelto, ¿cuál es el nuevo desafío que están debatiendo los ingenieros de la marca?
– (Risas)… El problema del peso nunca está del todo resuelto, pero la verdad es que llegamos a un valor que pensamos que es verdaderamente excepcional, sobre todo en la modalidad de cross country de competición.
Queremos acompañar la evolución de este deporte y sabemos que todavía queda mucho por recorrer a nivel de nuevas medidas de ejes, de ruedas, de neumáticos… Pero el gran obstáculo es sobre todo, la facilidad de utilización. Somos una empresa donde la ingeniería, la hidráulica y la tecnología van de la mano, por eso intentamos encontrar siempre nuevas soluciones que sean al mismo tiempo intuitivas para el consumidor. Ese es el gran reto, hacer que la alta tecnología sea fácil de entender y usar.