Seguramente alguna vez al coger tu bicicleta por el sillín has notado una ligera y casi imperceptible holgura de la parte trasera. Lo primero que se suele pensar es que la rueda, el cierre o el basculante están sueltos, pero pocos piensan en el amortiguador.
En realidad no hablamos del amortiguador propiamente dicho, si no de los casquillos que permiten su anclaje y rotación a las bieletas del sistema o al cuadro, que con el uso y el desgaste provocan desagradables holguras o un mal funcionamiento de todo el sistema de suspensión.

 

En BICIMAX hablamos de casquillos antiguos (cobre y teflón) y los nuevos, que son de nylon y que actualmente vienen equipados en los amortiguadores de última generación. Los «antiguos» pueden ser sustituidos por los nuevos.

Los nuevos casquillos reducen la fricción en un 50% por ciento, lo que significa que el sistema de suspensión será mucho más sensible ante las irregularidades del terreno y tendrá una mayor suavidad de funcionamiento.

 

Bushing, FOX, BICIMAX
En este dibujo se puede cómo actúa un casquillo de cobre con recubrimiento de teflón. El casquillo se introduje en el ojal y posteriormente se instalan los reductores. Ambos elementos friccionarán cuando la suspensión actúe.

CUÁL ES EL COMETIDO DE UN CASQUILLO
Antes de entrar en materia, vamos a decir que un casquillo es una pieza totalmente externa al amortiguador, pero que influye de forma muy significativa en todo el sistema de suspensión, facilitando o perjudicando la lectura del terreno, la sensibilidad y la suavidad de funcionamiento de la suspensión.
Su cometido es facilitar la rotación del amortiguador con las bieletas cuando el basculante dibuja las irregularidades del terreno, ya que hay que recordar que un amortiguador no sólo trabaja horizontal o verticalmente. En unos sistemas más que en otros, cuando el basculante dibuja su curva de actuación provoca una rotación del amortiguador sobre sus dos ejes.
Por poneros un ejemplo. Si nuestro amortiguador es el mejor del mercado en cuanto a funcionamiento interno y tenemos unos casquillos totalmente desgastados, estaremos perdiendo gran parte de sus cualidades técnicas, obligándole además a un trabajo extra perjudicial para su salud a largo plazo.

Aunque ya hace más de dos años que los casquillos de nylon aparecieron en el mercado, todavía hay muchos usuarios que utilizan los casquillos de cobre con recubrimiento de teflón. Su coste es de 3 euros la unidad y necesitas una herramienta extractor para cambiarlos.
Así son los nuevos casquillos de nylon de FOX. Sus grandes ventajas son una reducción de fricción del 50% y su fácil mantenimiento, ya que los usuarios pueden cambiarlo en casa sin necesidad de herramientas. Su coste es de 2 euros la unidad y no precisas ninguna herramienta para cambiarlos.

DOS TIPOS DE CASQUILLOS
Hace dos años FOX diseño unos nuevos casquillos de nylon que reducen la fricción en un 50% comparativamente con los antiguos casquillos de cobre con recubrimiento de teflón.
Nosotros, en FOX, ya hace tiempo que hablamos de “los nuevos” y “los viejos”, pero hemos de reconocer que todavía vendemos anualmente cientos de estos casquillos porque miles de amortiguadores y usuarios los siguen usando, sin saber que con una mínima inversión podrían actualizarse y mejorar enormemente su sistema de suspensión. Se gana tanta sensibilidad, que a veces incluso es necesario cerrar un par de puntos el dial de rebote.

Bushing, FOX, Bicimax
En este dibujo del nuevo sistema de suspensión de Intense de la Tracer, se puede apreciar que cuando la suspensión se comprime el amortiguador sufre dos tipos de fuerzas. Lógicamente, trabaja en compresión y extensión, pero la curva del basculante también provoca una rotación sobre sus dos ejes. Este segundo movimiento es tarea única y exclusiva de los casquillos de fricción que se alojan en los dos extremos del amortiguador.

UN SENCILLO MANTENIMIENTO
Como todo punto de fricción sometido a una continua rotación, los casquillos sufren un desgaste que no podemos cuantificar en tiempo, ya que depende del uso, las condiciones climatológicas y limpieza de nuestra bicicleta. Recuerda que no es conveniente utilizar agua a presión directamente sobre cualquier elemento de las suspensión, ya que estamos empujando la suciedad hacia el interior.
Tanto si usas los de nylon como los de cobre, en FOX recomendamos como mínimo cambiarlos una vez al año. La ventaja de usar los de nylon es que tú mismo podrás hacer ese cambio en casa por un coste de 8 euros (4 casquillos).

¿DE QUÉ HABLAMOS EXACTAMENTE?

Bushing, FOX, Bicimax
En esta fotografía de un amortiguador DPS podemos ver como quedan instalados los dos casquillos de nylon en los ojales sin el eje de aluminio/acero y los reductores laterales.

Cada «ojal» posee dos casquillos muy fáciles de intercambiar con la ayuda de un destornillador de punta plana y fina.

REDUCTORES
El sistema de casquillos de cobre necesita de dos reductores en cada extremo por cuyo interior pasará el eje/tornillo que anclará el amortiguador a la bieleta o al cuadro.
Puede variar su anchura y el diámetro interno.

OJALES
También llamados “ojos” o “Eyelet”, son los dos extremos del amortiguador por donde lo anclamos al cuadro o a las bieletas. Su diámetro y anchura siempre es el mismo en todos los amortiguadores, pero cada fabricante utiliza un diámetro de eje y anchura determinado que obliga al uso de distintos reductores o arandelas externas.

CASQUILLO
Va ubicado en la parte interna del ojal y facilitará la rotación del amortiguador sobre los dos ejes cuando el sistema de suspensión actúa.
Los de cobre poseen un recubrimiento interno de teflón para facilitar la fricción, pero son los de nylon los que realmente reducen espectacularmente la resistencia.
Recuerda, que a menor fricción, mayor suavidad de funcionamiento y sensibilidad. Debido a su desgaste, ambos se han de cambiar regularmente.

EJES
El nuevo sistema de casquillos de nylon está compuesto por 5 piezas, una de ellas es un pequeño eje de aluminio que rotará internamente sobre los casquillos.
En ciertas ocasiones, especialmente en bicicletas de enduro o descenso, los usuarios prefieren que estos ejes sean de acero por su mayor resistencia.

 

Bushing, Bicimax, FOX
Estos son los reductores necesarios para un sistema de casquillos de cobre. Los hay de muchas medidas, ya que siempre hay que tener en cuenta la anchura y el diámetro interior por donde pasará el eje/tornillo de anclaje.
Los reductores no precisan de herramientas para su extracción, pero si el casquillo interno.
Bushing, FOX, Bicimax
En el caso de los nuevos casquillos de nylon no hablamos de reductores, pero si de arandelas externas. Lógicamente también las hay de distintas anchuras para adaptarse a todas las bicis del mercado.
Cuando utilizamos este sistema no se requiere ningún tipo de herramienta para cambiar el casquillo, eje interno o arandelas.
Bushing, FOX, Bicimax
Así es el nuevo kit completo de retenes de nylon. En este caso hablamos de un conjunto de 5 piezas, más las dos pequeñas juntas tóricas que impedirán la entrada de suciedad al eje.
Una vez tengas el eje y las arandelas externas, sólo necesitarás adquirir los casquillos de nylon por separado para hacer el mantenimiento en casa.